Errores que cometemos al depilarnos las piernas

Con cuchilla, cera, maquina eléctrica o láser. Así grita nuestra piel cuando no lo hacemos bien. ¿Tiene aroma de sándalo en su neceser?

Son las ocho de la mañana. Una mujer de rutina matutina se mete en la ducha, marcando el inicio de su día. En su mano derecha sostiene el gel de baño, su aroma favorito que despierta sus sentidos, y en su izquierda, una cuchilla de afeitar. Es un gesto cotidiano, una tarea que completa con precisión casi sin pensarlo. Pero este ritual diario de deshacerse con discreción del vello indeseado de las piernas no es tan inofensivo como podríamos pensar.

Antes de si quiera pulsar el botón para encender la depiladora eléctrica, antes de sentir el calor de la cera en la piel o de empuñar la cuchilla de afeitar, pueden haberse cometido hasta tres infracciones “de riesgo” para la piel. Estos errores pueden parecer pequeños, pero su impacto puede ser significativo.

Descubrimos, método a método, cuáles son los errores más frecuentes en la depilación. No es un asunto trivial: según el último estudio realizado por la firma Veet, el 97% de las mujeres españolas se depilan las piernas de forma habitual. Esta cifra asombrosa muestra cuántas mujeres pueden estar poniendo su piel en riesgo sin darse cuenta.

El 61% de estas mujeres optan por la cera, un método clásico y efectivo, pero que también puede ser bastante duro para la piel. Las maquinillas eléctricas han conquistado al 13% de la población, ofreciendo una opción más moderna y práctica. El 9% prefieren la cuchilla, un método rápido pero potencialmente irritante. Y un 4% de las féminas se enfrentan al vello a golpe de láser, una solución a largo plazo que requiere una inversión significativa.

Cuchilla: nunca a pelo

La doctora Virginia Sánchez García, quien es la jefe del prestigioso servicio de Dermatología del Hospital Universitario Sanchinarro, nos brinda una visión detallada de las meteduras de pata más comunes cuando se trata de depilación:

1. Pasarla en seco. Uno de los errores más comunes es intentar deslizar la cuchilla sin haber aplicado previamente una capa de algún producto específico para depilación. Los productos más recomendables para este propósito son aquellos que se presentan en forma de gel, ya que se introducen en las irregularidades microscópicas de la piel y forman una capa homogénea que evita cortes. Si el producto contiene aloe vera, aún mejor, ya que, según el farmacéutico Pedro Catalá, esta planta tiene propiedades antiinflamatorias. “Es importante evitar el uso de jabones o lociones que contengan alcohol para depilarse, porque su pH puede irritar y dañar la piel”, añade la doctora Virginia Sánchez García.

2. Apurar demasiado. Es cierto que para que la piel quede más suave, es aconsejable rasurar en dirección contraria al crecimiento del pelo y apurar utilizando cuchillas de 3 ó 4 hojas. Sin embargo, es necesario tener cuidado, especialmente si la piel es sensible o está más seca de lo normal. En estos casos, la piel puede irritarse con facilidad, lo que puede dar lugar a la aparición de erosiones o infecciones cutáneas secundarias. Por ello, es más seguro utilizar una cuchilla de alta calidad de 4 hojas y ejercer una presión suave de la cabeza contra la piel.

3. Ignorar la calidad del artefacto. En la elección de la cuchilla también juega un papel importante la calidad del producto. Además de contar con 4 hojas para una presión suave, es recomendable que la cuchilla tenga una cinta humectante en el cabezal, ya que de este modo el gel se liberará por sí solo. Es importante recordar la necesidad de lavar y secar las cuchillas después de cada uso. También es esencial cambiarlas cuando pierden el filo.

4. Compartir. Las cuchillas no se deben compartir nunca. Dado que el proceso de depilación puede producir microtraumatismos en la piel, existe el riesgo de transmisión de enfermedades de carácter infeccioso si se comparten las cuchillas.

Maquinillas eléctricas: cuidado extra

Mabel Carrera, una reconocida experta en depilación que trabaja en el prestigioso instituto de belleza IdB, nos ofrece una visión detallada de las dificultades más comunes y las advertencias a tener en cuenta cuando se utiliza este método de depilación.

5. Saltarse la exfoliación. Este método de depilación requiere una preparación previa minuciosa de la piel. Es esencial realizar una exfoliación correcta para prevenir la posibilidad de que el vello se enquiste. Además, dado que esta técnica puede resultar bastante dolorosa, se recomienda ducharse con agua caliente antes y secarse muy bien después. Según la Academia Española de Dermatología y Venereología, hacerlo de esta manera ayuda a abrir los poros y facilita la extracción del vello.

6. No hidratar. Según la especialista, este es el método de depilación que más reseca la piel. Por lo tanto, es imprescindible proporcionar un extra de nutrición a las piernas después del procedimiento.

7. Dejarse llevar por la impaciencia. El vello tiende a reaparecer a los 15 días, y en ocasiones puede enquistarse y generar granos. Un error muy común es intentar depilar cuando el vello está demasiado corto. Esto puede ser más difícil, requiere más pasadas y puede resultar en la irritación de la piel.

8. En húmedo. A menos que se trate de una tecnología wet, diseñada específicamente para ser utilizada bajo el agua, la depilación en húmedo no se recomienda.

Cera: cuestión de temperatura

En este caso particular, nos encontramos con la perspectiva de la destacada doctora Maite Trunchuelo, una dermatóloga de renombre que ejerce su profesión en la clínica Grupo Pedro Jaén. Además, la doctora Trunchuelo es una miembro respetada de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), y nos ofrece un recuento exhaustivo de los errores principales que se cometen con este ungüento.

9. Demasiado caliente. Más allá de las simples molestias inmediatas que puede causar, si el ungüento está demasiado caliente, puede provocar una irritación aún mayor después de su aplicación. A pesar de que su supuesta relación con las varices es un mito largamente extendido, el uso de este ungüento está contraindicado para personas que padecen de insuficiencias vasculares y venosas.

10. Demasiado fría. Por otro lado, si se cae en el error de que la depilación esté demasiado fría, la efectividad del proceso de depilación disminuye notablemente. Como resultado, será necesario volver a aplicar el producto y repetir el proceso, lo que inevitablemente incrementa la inflamación de la piel.

11. No exfoliar previamente. Se recomienda que la piel esté exfoliada a la hora de “hacer la cera”, pues de lo  contrario, además del vello, se eliminará el exceso de células epidérmicas (de las capas superficiales de la piel), pudiendo originar pequeñas heridas. Las asociaciones de dermatólogos recomiendan el guante de crin.

12. En corto. Si el vello no ha crecido lo suficiente, la depilación no será efectiva.

13. After-Sun. Prohibido aplicar cera caliente después de una exposición solar. “Se corre el peligro de que aparezca un exceso de pigmentación tras la inflamación producida por la depilación”, apostilla la especialista.

14. Lunares sospechosos. En el caso de tener “lunares con pelo” o abultados, se puede caer en la tentación de quererlos eliminar con cera. Pero, en estos casos, se recomienda evitar procesos traumáticos para la acumulación de pigmentos. “Es más conveniente rasurar el pelo a ras con tijeras”.

15. Aplicar autobronceador. La depilación con cera puede causar una alteración y heterogeneidad en los colores de la piel. Esto puede hacer que las áreas recién depiladas se vean más claras que el resto de la piel. Para evitar este problema, se recomienda el uso de cremas autobronceadoras. Sin embargo, es importante recordar que estas cremas deben aplicarse entre las 24 y 48 horas después de la depilación para obtener los mejores resultados.

16. Finalizar con una crema específica. Después de la depilación, es fundamental aplicar una loción que sea calmante y hidratante para la piel. Sin embargo, es recomendable evitar las cremas que contienen perfume, ya que pueden causar una sensación de quemazón en la piel. A pesar de esto, existen algunas excepciones, como las cremas con aroma a sándalo. Según un estudio realizado por la Universidad Ruhr de Bochum en Alemania y publicado el año pasado en el Journal of Investigative Dermatology, el aroma de sándalo puede ayudar a la regeneración de la piel.

Depilación láser: diga adiós al bronceado

La doctora Josefina Royo, quien es la subdirectora del renombrado Instituto Médico Láser, elabora en detalle sobre los errores más significativos que se suelen cometer en el proceso de depilación láser. La importancia de evitar estos errores es fundamental para conseguir los resultados deseados, así como para optimizar los costos del tratamiento.

17. Saltarse los tiempos de las sesiones. Un aspecto crucial a tener en cuenta es la importancia de seguir el cronograma de las sesiones de depilación láser. Estas sesiones resultan ser más productivas y eficaces cuanto mayor es la cantidad de pelo en fase de crecimiento, ya que en cada sesión se logra eliminar un porcentaje del vello presente. Por lo tanto, es de interés espaciar las sesiones de manera adecuada, idealmente con intervalos de 3 meses. Si no se sigue este consejo, se puede caer en el error de realizar más sesiones de las necesarias, lo que conlleva un aumento del coste económico.

18. Depilarse con otro método antes de la sesión láser. Otro error común es la eliminación del vello con otros métodos antes de una sesión de depilación láser. El tallo del pelo es la parte que contiene pigmento y que absorbe la emisión de la luz láser. Este tallo se calienta con la luz láser y transmite el calor a la matriz y a la papila, destruyéndolas e invalidando la posibilidad de que el folículo vuelva a producir pelo. Si no hay vello presente, la eficacia de la sesión disminuye significativamente. Además, se tendría que aplicar el láser en toda la piel de la zona a tratar, lo que alarga la duración del tratamiento. Lo ideal es que el vello sea corto pero visible.

19. Acudir a la clínica con la piel bronceada. No cabe duda de que la depilación láser es más segura y eficaz cuando la piel está en su estado natural, sin bronceado. El láser funciona de manera más eficiente al detectar contrastes de color, como el pelo oscuro contra la piel clara. Si el bronceado es profundo, el láser podría confundir la pigmentación de la piel con el pelo, lo que incrementa el riesgo de quemaduras.

Todos los métodos de depilación que se mencionan aquí, han sido aprobados por las organizaciones profesionales pertinentes y son ampliamente reconocidos como seguros y efectivos. El reto es encontrar el método que mejor se adapte a sus necesidades y circunstancias individuales. Siguiendo las pautas mencionadas, puede minimizar cualquier daño potencial (así como el dolor) durante y después de la depilación láser.